Image Hosted by ImageShack.us

-------------------------------------------------- Free Website Counter
Visitante Numero

La felicidad está en el corazón, no en las circunstancias.

--------------------------------------------------


ABRAMOS NUESTRAS MENTES.

Image Hosted by ImageShack.us Image Hosted by ImageShack.us Image Hosted by ImageShack.us Image Hosted by ImageShack.us Image Hosted by ImageShack.us Image Hosted by ImageShack.us Image Hosted by ImageShack.us


jueves, junio 29, 2006

CONOCIMIENTOS

Image Hosted by ImageShack.us

Un beduino seco y miserable, que se llamaba Harith, vivía desde siempre en el desierto. Se desplazaba de un sitio a otro con su mujer Nafisa. Hierba seca para su camello, insectos, de vez en cuando un puñado de dátiles, un poco de leche: una vida dura y amenazada. Harith cazaba las ratas del desierto para apoderarse de su piel y hacía cuerdas con las fibras de las palmeras, que intentaba vender en las caravanas.
Sólo bebía el agua salobre que encontraba en los pozos enfangados.
Un día apareció un nuevo río en la arena. Harith probó aquella agua desconocida, que era amarga y salada, e incluso un poco turbia. Pero le pareció que el agua del verdadero paraíso acababa de deslizarse por su garganta.
Llenó dos botas de piel de cabra, una para él y otra el califa Harun al-Rasid, y se puso en camino hacia Bagdad. A su llegada, tras un penoso viaje, le contó su historia a a los guardias, según la práctica establecida, y fue admitido ante el califa. Harith se postró ante el Comendador de los Creyentes y le dijo:
-No soy más que un pobre beduino, ligado al desierto donde el destino me ha hecho nacer. No conozco nada más que el desierto, pero lo conozco bien. Conozco todas la aguas que allí se pueden encontrar. Por eso he decidido traértela para que la pruebes.
Harun al-Rasid se hizo traer un cubilete y probó el agua del río amargo. Toda la corte lo observaba. Bebió un buen trago y su rostro no expresó ningún sentimiento. Se quedó pensativo un instante y entonces con fuerza repentina pidió que el hombre fuera llevado y encerrado, con la orden estricta de que no viese a nadie. El beduino, sorprendido y decepcionado, fue encerrado en una celda.
-Lo que nada es para nosotros lo es todo para él. Lo que para él es el agua del Paraíso no es más que una desagradable bebida para nosotros. Pero tenemos que pensar en la felicidad de ese hombre -dijo el califa a las personas de su entorno, curiosos por su decisión.
Al caer la noche hizo llamar al beduino. Dio la orden a sus guardias de que lo acompañasen de inmediato fuera de la ciudad, hasta la entrada del desierto, sin permitirle ver ni el río Tigris ni ninguna de las fuentes de la ciudad, sin darle otra agua que la suya para beber. Cuando el beduino se iba del palacio en la oscuridad de la noche, vio por última vez al califa. Éste le dio mil monedas de oro y le dijo:
-Te doy las gracias. Te nombro guardián del agua del Paraíso. La administrarás en mi nombre. Vigílala y protégela. Que todos los viajeros sepan que te he nombrado para tal puesto.
El beduino, feliz, besó la mano del califa y regresó rápidamente a su desierto.

13 Comments:

Blogger aquasol2 said...

me gustan esas historias...me recuerdan las tantas que lei de niña o que me leian...llenas de fantasia como para perderse en ellas y sentir que las estabas viviendo tu en primera persona, ademas de que cuentos ambientado en arabia, siempre son los que te hacen soñar con ese velo de misterio muy sabroso!
Pero estos cuentos de fantasia siempre tienen una moraleja importante; esta en particular nos enseña tambien el saber mantener un secreto, el califa actuo' como si el pobre beduino fuera culpable, sin embargo solo queria mantener en secreto el descubrim iento porque si se hubiese hecho publico, todo el mundo hubiera ido a verlo o a usarlo.....
Tiene otra moraleja, pero es la que esta' mas a la vista y mas comprensible...las dos son maravillosas...
Gracias por esta lectura, bien profunda...y por los recuerdos...
Un abrazo!!!

3:28 p. m.  
Blogger C@rpe Diem said...

un cuento zen;)) me encantó foton! son mi debilidad..

un besito

3:39 p. m.  
Blogger Anita said...

El beduino le llevó agua del paraíso, solamente para que la bebiera.....

Es muy especial la historia.
(debe tener un mensaje, pero no estoy segura de haberlo encontrado)

Cariños.

4:00 p. m.  
Blogger Águila libre said...

No estoy segura, pero creo que la moraleja es que lo que para mi no es nada, para otra persona lo es todo.

Muchos cariños

María Paz

4:41 a. m.  
Blogger Aristóteles said...

Empiezo con un cliché: Nadie sabe lo que tiene hasta que lo ve perdido. Te comparto que, de manera personal, estoy experimentando esta frase en mi vida actual. No porque mis amigos se hayan ido (lo digo por el tema de mi blog), a estas alturas de mi vida los pocos amigos que tengo estamos concientes de nuestra madurez. Pero ¿Bueno? El caso es que muchas veces no valoramos lo que tenemos, casi nunca disfrutamos el momento, pensando en que lo que vendrá será siempre mejor. Esa no es la verdadera esperanza. En fin,... te mando un abrazo grande desde mi México lindo y querido.

9:12 p. m.  
Blogger EL HIPPIE VIEJO said...

AMIGO
MUCHAS GRACIAS POR TUS PALABRAS .
ESTOY HERIDO .

UN ABRAZO

ADAL

SHALOM

12:18 a. m.  
Blogger Urrsulo said...

me parece sospechosamente parecido a las mil y una noches, pero bellos amigo mio muy bello.por cierto las has leido ???

moraleja... el agua de pozo es mas rika que el agua de aguas andinas...

weno no te molesto mas un abrazo amigo

5:42 a. m.  
Blogger Unmasked (sin caretas) said...

Bueno, uno no desea lo que no conoce o anhela lo que no conoce...

El que es rico, ya no le parece tanto, y quiere mas...

Me gusto, y muy cierto.

Un beso

Petra

PD: gracias por tus palabras, y aqui siempre aprendo algo me encanta este espacio.

4:32 p. m.  
Blogger EDUARDO CAVIERES said...

TE TENGO YA COMO CONTACTO, BIENVENIDO OFICIALMENTE A LAS ARDILLAS.

EDUARDO CAVIERES.

12:00 a. m.  
Blogger Lore Ortiz said...

No entiendo bien el final... entiendo que el beduino era muy nole y el califa muy arrogante pero que al final de la historia lo premia en privado sin que súbditos sepan que ha encontrado el agua fantástica... será para parentar no-debilidad???

Ojalá así sea, porque no suelo tener mala comprensión de lectura.

Un beso, chau
Lore

4:08 a. m.  
Blogger isis said...

me encanta q pongas estas historias, tienen tanto que enseñarnos..

es cierto hay que ver la de cosas que son insignificantes para nosotros, y sin embargo para otras personas son un mundo.

bsitos**

1:55 p. m.  
Blogger kityta said...

él, y sus historias.. jejee!! siempre dejan una enseñanza ;)

es verdad como las cosas son relativas para todos, esa es la gracia de que todos seamos tan distintos...

mis saludos foton!!

te sigo leyendo;)

4:26 p. m.  
Blogger ·Tamara·Oliveri· said...

Uno, solo en su propia tierra, sabe vivir la felicidad y las sorpresas. Los enigmas y descubrimientos son millones como personas existen. Es único para cada ser, y pisotean las sensaciones de forma individual y particularmente diferente.

La sencillez es por sí, uno de los mejores momentos. Pasan suaves, pero dejan huellas. Y lo mejor de todo, es que están dotados de anacronismo.

Saludillos, nos vemos en la infinita red,

TOR.

11:01 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home